El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
El Colegio Nuestra Señora de la Piedad de Herre...
Tienda

El Colegio Nuestra Señora de la Piedad de Herrera de Pisuerga fabrica cerca de 500 «salvaorejas» con diseño 3D

Pavón Cabrera, Manuel

Cuadernos de Pedagogía, Sección Experiencia / Primaria, 24 de Agosto de 2020, Wolters Kluwer

El centro ha atendido la fuerte demanda de estos dispositivos en la zona gracias a su dilatada experiencia solidaria en aprendizaje-servicio.

Están familiarizados desde los tres años hasta 6º de primaria con la Robótica, las TIC y el aprendizaje en Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés). A pesar de ser todavía un área experimental en el centro, la adquisición de estos conocimientos por parte de los alumnos del Colegio Nuestra Señora de la Piedad de Herrera de Pisuerga, en la zona norte de la comarca palentina de Boedo-Ojeda, cuenta con años de experiencia y varios reconocimientos por su labor solidaria en innovación. La última de esas experiencias ha sido el diseño de cerca de 500 «salvaorejas» para mascarillas con tecnología 3D durante el estado de alarma.

Javier García de Bustos, tutor de 5º y 6º de Primaria y coordinador de TIC-STEM en el centro palentino, cuenta que el alumnado del colegio «está habituado a utilizar el programa en línea de modelado en 3D «Tinkercard», por ser muy intuitivo y por la simplicidad de uso». Antes del confinamiento, sus estudiantes ya habían realizado algunas prótesis para personas amputadas en Rumanía, México o Kenia, y algunas «Chemobox»; unas cajas ideadas especialmente para la quimioterapia de niños enfermos con logotipos de superhéroes desarrollados en este modelo tridimensional.

Todo empezó en mayo, explica García de Bustos, cuando el uso generalizado de mascarillas comenzaba a reemplazar a las pantallas protectoras. «Mucha gente sufría los daños provocados en las orejas y en la piel por el uso continuado de mascarillas», sobre todo entre los sanitarios, comerciantes y otros colectivos obligados a llevarlas durante horas. Se hizo habitual ver en la red unos enganches llamados «salvaorejas» o protectores para evitar esas molestias, y fue «cuando se me ocurrió que mis alumnos podían hacer parte del diseño», explica.

La idea consistía en que sus alumnos diseñaran desde casa estos enganches incluyendo un pequeño texto o palabras dirigida a todos aquellos colectivos implicados y expuestos en la lucha contra el coronavirus, y transmitirles ánimos.

«Gracias», «resistiré», «ánimo a todos», «ganaremos», «fuerza», son algunas de las palabras que aparecen impresas en los cerca de 500 «salvaorejas» para mascarillas diseñados por estos alumnos de primaria de manera voluntaria desde mayo hasta final de curso, en la metodología de aprendizaje-servicio.

Para realizarlos, García de Bustos les envió un vídeo explicativo con el diseño base a través de las plataformas digitales con las que cuenta el colegio para comunicarse con los alumnos y sus familias. A medida que diseñaban los protectores, el tutor recibía en su ordenador personal los diseños que luego imprimía en dos impresoras 3D pertenecientes al centro, que García de Bustos tuvo que trasladar a su domicilio con el inicio del estado de alarma.

Según el docente, las impresoras no han parado de trabajar durante el confinamiento. «Han estado trabajando día y noche» porque antes de imprimir los «salvaorejas», hacíamos pantallas protectoras, que requieren mucho más tiempo de impresión. La verdad es que las dos impresoras no han parado de trabajar en casa», indica.

Una vez impresos, unos voluntarios de la Guardia Civil de Tráfico eran los encargados de distribuirlos por toda la provincia, y los ediles de los ayuntamientos, de hacerlos llegar a los municipios de la comarca.

La labor solidaria de estos alumnos tuvo como prioridad abastecer en primer lugar a centros de salud, residencias de ancianos, farmacias, ayuntamientos y a aquellos colectivos más expuestos al COVID-19, para después atender al resto de la demanda surgida en la comarca como comercios, empresas y profesionales o particulares.

Con el propósito de realizar los «salvaorejas», el alumnado de Primaria ha tenido que trabajar todo tipo de parámetros matemáticos con el fin de que el diseño base ideado por el docente Javier García de Bustos reuniera las especificaciones técnicas exigidas para este tipo de dispositivos; unas piezas de plástico que permiten ajustar la goma elástica de las mascarillas a la parte posterior de la cabeza, liberando a la piel y a las orejas de la presión excesiva producida por su uso continuado.

Además, al margen de las competencias propias vinculadas con las TIC y el diseño 3D, han desarrollado especialmente «el emprendimiento solidario, el aprendizaje colaborativo en red, competencias sociales y de creación, donde el estudiante ha sido protagonista de su propio aprendizaje y ha tenido la oportunidad de ser autónomo durante todo el proceso», explica el tutor.

Para el centro, la experiencia ha sido «brutal» por el feedback recibido. «En el colegio estamos acostumbrados a colaborar de manera solidaria con diversas ONG y todo tipo de personas y colectivos del exterior de la provincia. Al haber realizado este trabajo para nuestro entorno cercano, la respuesta ha sido mucho más cálida y nos ha llenado de orgullo y motivación. Sobre todo, a los alumnos, que han sentido las numerosas muestras de cariño y reconocimiento de personas muy cercanas a ellos. Para nosotros y para los chicos, la respuesta ha sido un subidón brutal y una experiencia que nos ha ayudado a crecer», puntualiza.

En 2019, el centro fue reconocido con el Premio Especial al Mejor Trabajo Francisco Giner de los Ríos a la Innovación y Emprendimiento solidario, y el Premio a la Mejor Experiencia de Calidad, otorgado por la Consejería de Educación de Castilla y León.

El alumnado del Colegio Nuestra Señora de la Piedad de Herrera de Pisuerga colabora estrechamente desde hace años con la ONG ubicada en España, Áyudame3D, especializada en el diseño e impresión de brazos para niños y toda clase de personas sin recursos en cualquier parte del mundo, con el fin de reducir la desigualdad y mejorar su integración social.

Gracias a esta experiencia acumulada, la llegada del confinamiento les ha brindado a estos alumnos de Primaria una nueva oportunidad de utilizar de la manera más solidaria la metodología de aprendizaje-servicio. En este caso, al servicio de toda la comunidad de la comarca Boedo-Ojeda.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWK Educación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar
Subir

Búsqueda en Hemeroteca

Autor
Autor
Nivel Educativo
Nivel Educativo
Sección
Sección

Lo + Leído

Documento
Ultima lectura
Total lecturas

 

Últimos títulos publicados