El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.

Búsqueda en Hemeroteca

Autor
Autor
Nivel Educativo
Nivel Educativo
Sección
Sección

Libros

Educación literaria

Guadalupe Jover

Profesora de Educación Secundaria.

Correo-e: guadalupe.jover@yahoo.es

Cuadernos de Pedagogía, Nº 466, Sección Historias mínimas, Abril 2016, Editorial Wolters Kluwer, ISBN-ISSN: 2386-6322

Es hora de renunciar a las ambiciones enciclopédicas y de ofrecer a cambio mapas sencillos y rigurosos y recorridos tan formativos como placenteros.

Define Pierre Bayard la “biblioteca colectiva” como aquel conjunto de libros sobre los que en un momento dado descansa toda cultura. ¿Cuál es nuestra cultura?, ¿qué libros la sostienen? Quizá estemos ante una doble paradoja. La de reconocer que la escuela limita extraordinariamente ese perímetro al reducirlo a la historiografía literaria nacional y la de constatar, además, que lo que entendíamos por “nuestra cultura” debe abrirse al fin al diálogo intercultural. A “los otros” se los conoce también por sus libros, y no a través de la visión deformada que del mundo árabe, el África subsahariana o el Próximo Oriente ofrece la ficción occidental. Nuestro patrimonio literario (subconjunto del patrimonio cultural) ha de ser ya el mundo entero.

Pero lo importante –continúa Bayard– no es leer todos los libros, sino “saber orientarse en su conjunto, esto es, saber que forman un conjunto y estar en disposición de situar cada elemento en relación con el resto”. Hora, por tanto, de renunciar a las ambiciones enciclopédicas y de ofrecer a cambio mapas sencillos y rigurosos –al fin construidos transdisciplinarmente– y recorridos tan formativos como placenteros. Inexcusable situarnos en el horizonte lector de niñas, niños y adolescentes para construir itinerarios de progreso que les permitan no solo acceder a obras cada vez más complejas, sino también a lecturas cada vez más complejas de las obras.

Si estamos de acuerdo en que tres de los objetivos de la educación literaria son fomentar el hábito lector (creando entornos lectores y ofreciendo obras que merezcan la pena), transmitir un imaginario colectivo (más allá del papel y más allá de las fronteras nacionales) y desarrollar habilidades de interpretación; si estamos de acuerdo en que en los últimos tiempos ha cambiado la escuela, el mundo en que vivimos, nuestros saberes de referencia e incluso los adolescentes, quizá estemos abiertos a asumir que también la enseñanza de la literatura anda necesitada de una radical transformación.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWK Educación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar
Subir