El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.

USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Búsqueda en Hemeroteca

Autor
Autor
Nivel Educativo
Nivel Educativo
Sección
Sección

Lo + Leído

Documento
Ultima lectura
Total lecturas

 

Las elecciones gallegas

Gena Borrajo, pedagoga.

Fotografías de Fernando Bellas.

Cuadernos de Pedagogía, Sección Reportaje, Marzo 2013, Editorial Wolters Kluwer España

Lo más importante para Manuel González es enganchar a su alumnado a la tarea. Su teoría es dar la mínima información y dejar que sean ellos los que la busquen, seleccionen, contrasten y digieran, para después contarla en su blog en forma de texto, imagen o película. A principios de este curso 2012-13, Manuel aprovecha las elecciones gallegas para poner en marcha la experiencia que ofrecemos a continuación. A lo largo de unas semanas daremos cuenta de cómo evoluciona el grupo, para ofrecer al lector una imagen de conjunto sobre las claves de esta curiosa manera de enseñar.

Manuel González ─Manolo, como le gusta que le llamen─ da clases de Historia de Galicia a alumnos de segundo de Bachillerato en el IES Concepción Arenal, de El Ferrol. Este curso inició el trabajo con una pregunta: "¿Qué es para ti Galicia?". Las respuestas le llegaron repletas de ideas, sentimientos y, cómo no, de tópicos que a lo largo del curso pretende desmontar. Mientras esto ocurre en el aula, fuera se respira un ambiente crispado por la crisis y sacudido por unas elecciones anticipadas, circunstancia que él aprovecha para poner en marcha su programa.

Mostrar/Ocultar Mostrar/Ocultar

Lo primero que hace es formar seis grupos ─tantos como partidos─, que deberán leer los programas y seguir la campaña. Por otro lado, durante tres semanas, la clase se convierte en tribuna donde se exponen y debaten las diferentes opciones. Los seis grupos se han conformado al azar, por eso hay chicos que deberán defender ideas diametralmente opuestas a las suyas. Es el caso de Gabi, al que le ha tocado liderar el Partido Popular, cuando él simpatiza con Anova, una organización política de ideología nacionalista gallega. No obstante, esto para Manolo, más que un obstáculo, es una oportunidad, porque aprenden a ponerse en la piel del otro y a descubrir los intereses que se mueven tras determinados objetivos.

Después de un par de semanas asistimos a un debate en el que los representantes del PP deben defender su programa. Gabi toma la palabra para asegurar que su partido "es una apuesta de progreso, solidaridad e igualdad de oportunidades". Insiste en que estos comicios "no son unas elecciones generales, como algunos quieren hacer creer". A continuación, presenta sus principales propuestas sobre vivienda, salud y educación, refiriéndose en este caso a su apuesta por los idiomas y por hacer llegar a todos los centros los equipamientos informáticos que, al amparo del Proxecto Abalar, se han puesto en marcha durante la pasada legislatura. También destaca el trabajo de mejora de los campus, realizado con el Plan de Universidades.

Su discurso va cobrando tono y no duda en proclamar los logros conseguidos en los últimos años: "Somos la comunidad con menos déficit y tenemos un índice de paro menor a la media del Estado", para soltar luego una píldora a su principal oponente: "Las comunidades gobernadas por el PSOE son las que registran mayor nivel de desempleo".

El auditorio juvenil guarda silencio, pero está a la que salta. Iago, que representa al PSOE, es el primero en intervenir para recriminarle que las reformas de los campus a las que se refiere poco tienen que ver con la realidad, y le reprocha sus políticas de recortes sociales, sobre todo la caída de becas.

A partir de ahí se suceden las réplicas y contrarréplicas:

Gabi: ¿Crees que es mejor no recortar y necesitar un rescate? Nosotros, a pesar de tener un presupuesto pequeño, no hemos tenido que pedir ayuda.

Iago: En lugar de recortar tanto, ¿por qué no aumentáis los impuestos a los ricos? Esa sería una buena alternativa.

Álvaro (neutral): Y recortar en políticos. Nuestro país tiene demasiados.

Andrea (Anova): ¡Sobre todo corruptos!

Cristian (UPyD): Rajoy dijo que reduciría el número de diputados. ¿Y sabes cuántos ha suprimido? Uno.

Gabi: Seguimos trabajando en esa línea.

Andrea: Y en medio de este desaguisado, la Iglesia mantiene sus privilegios. ¿Por qué hay que mantenerlos si no hay dinero? ¡Luego hablan de solidaridad!

Andrea Caeiro (PSOE): Yo creo que todos deberíamos ser iguales.

Gabi: Muy bien, ¡yo dejo de estudiar! Si todos somos iguales…

Andrea: Vuestra política es incongruente. El PP se cargó las ayudas a la dependencia y, en cambio, sois enormemente restrictivos con la ley del aborto.

Gabi: ¿Te parece justo privar a un ser humano del derecho a nacer?

Andrea: Lo que no me parece justo es traerlo al mundo y no darle una vida digna.

En ese momento, son varias las voces que les acusan de prometer mucho para luego olvidarse. Además, dicen que si lo ven tan claro por qué no lo han hecho antes. La respuesta no se hace esperar.

Gabi: Cuando llegamos al poder, nos encontramos con un déficit mayor de lo esperado. Además, el PP no ha gobernado tanto tiempo (el aula se llena de risas. Le recuerdan los años de gobierno de Fraga en Galicia y de Aznar en España).

Iván (Anova): Quieres decir que vuestra virtud es que los demás son peores. O sea, que tenemos que aguantarnos y votar al menos malo. Yo os digo: dado el incumplimiento de promesas, ¿qué credibilidad tenéis ahora?

Gabi dice que reciben asesoramiento de la Unión Europea sobre lo más aconsejable en estos momentos y Andrea le responde: "Claro, ese es el problema, que estamos gobernados por Alemania. En cualquier caso, ¿por qué tenemos que creeros ahora, si mentís y ni siquiera pedís perdón?".

Álvaro se refiere a los compromisos incumplidos: "Vuestro partido prometió que rebajaría la tasa de paro y que mejoraría la economía, y después en un año el paro ha subido y estamos a un paso del rescate".

El portavoz se defiende, una vez más, con la excusa de la herencia recibida.

Álvaro: Sí, siempre lo mismo. Pero lo cierto es que Rajoy dijo que en 40 días acabaría con el desempleo y mira cómo estamos. Estas elecciones las habéis adelantado porque sabéis que en unos meses todo irá mucho peor.

Los compañeros buscan otra línea de ataque.

Iago: Hace unos días el ministro Wert dijo que quería españolizar a los niños catalanes. ¿También lo pensáis hacer con los gallegos?

Gabi vuelve a recordar que estas elecciones son autonómicas. El grupo ataca entonces con las movilizaciones.

Iván: ¿Te parece correcta la actuación de la Policía en las manifestaciones? A un señor le rompieron una pierna ortopédica.

Gabi: Si era ortopédica… [risas].

Mostrar/Ocultar Mostrar/Ocultar

El debate está de lo más animado, pero se acaba la hora de clase y Manolo le dice a Gabi que tiene un minuto para pedir el voto. Él vuelve a referirse a los logros conseguidos por su partido durante casi cuatro años, y recalca la idea de que las circunstancias les han obligado a aplicar unos recortes que nunca hubieran deseado.

Al día siguiente le toca el turno al Bloque Nacionalista Galego (BNG), pero esta sesión nunca se celebrará porque ese día empiezan las movilizaciones de estudiantes de Secundaria, que serán secundadas por casi toda la clase.

El día después

Volvemos al instituto el 22 de octubre. Esta vez toca valorar el resultado de las elecciones. En general, se lamentan de que las huelgas no hayan tenido una mayor repercusión en los resultados. Manolo los invita a reflexionar sobre lo que ha pasado: si consideran que ha sido un triunfo de la derecha por su buen trabajo o un fracaso de la izquierda. La abstención es la primera razón que esgrimen, pues consideran que esta siempre perjudica a la izquierda.

Gabi apunta que hace falta una reforma de la ley electoral, que en este caso ha beneficiado al Partido Popular, y por eso con menos votos ha conseguido más escaños.

Manolo les dice que en unos días estudiarán la Ley D’Hondt en clase de Historia de España (también es profesor de esa asignatura) y por qué se puso en marcha con la restauración democrática.

Andrea: De qué vale que se cambie la ley si lo que prende en la gente es la idea de que todos los partidos son iguales. Yo, de las personas conocidas que vi ayer, ninguna fue a votar.

"¿Todos los políticos son iguales?", pregunta el profesor.

Iván: Hay de todo. Fraga no me gustaba pero era trabajador.

Gabi: La figura de Fraga sigue planeando en Galicia. Además, la gente que votó PP es básicamente de la tercera edad.

Iván: El PP llena autobuses en los geriátricos.

Gabi: La gran novedad ha sido la alternativa de Beiras (Anova). Sabemos que su carrera es corta, porque es muy mayor, pero ha sido capaz de arrastrar a mucha gente. Si nosotros votamos a Beiras, eso significa algo.

Andrea: No debemos quedarnos con la idea de que al PP sólo lo vota la gente mayor; también lo vota gente joven.

Cristian: Además, hay que tener en cuenta que la gente mayor vota lo que conoce, y no le llega suficiente información sobre los partidos nuevos.

Miguel es un chico colombiano y ve las cosas con más distancia. Dice que a él le parece que hay muchos partidos de izquierdas y que sería bueno que la izquierda estuviera más unida.

Andrea se enfada porque considera que mucha gente no sabe lo que vota. Manolo pregunta entonces si creen que todos los votos son iguales. Gabi sostiene que los adolescentes son más objetivos. El problema, según él, es que no pueden votar. Para demostrarlo se dirige a sus compañeros y pregunta: "¿Cuántos pudisteis votar ayer?". Levantan la mano cuatro, los demás aún no han cumplido los 18 años. Y añade: "Yo creo que igual que hay un mínimo para votar, también debería haber un máximo".

El profesor les explica que la edad de voto no siempre ha sido la misma: "Primero se fijó en 25 años, más tarde en 21, y después de la muerte de Franco, en 18. Ahora sería lógico que se rebajara a los 16, edad en la que se fija la responsabilidad penal del adolescente."

Iván cree que la gente joven se va de Galicia porque no ve futuro, e insiste: "Si a la izquierda no le gusta ninguna opción, no vota".

Gabi: Lo que hay que quitarse de la cabeza es que votar no sirve para nada. Lo que pasa aquí [en clase] pasa fuera. Nadie es del PP, pero al final gana.

Así acaba el bloque dedicado a las elecciones. Los alumnos se han sumergido en la actualidad gallega y seguro que ahora comprenden mucho mejor los hilos que mueven la vida social, cultural y política de esta tierra. La chispa está encendida. Se han aliado con la curiosidad, el compromiso y el análisis, condiciones tan necesarias para comprender y, tal vez, construir su historia.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWK Educación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar
Subir