El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.

USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Búsqueda en Hemeroteca

Autor
Autor
Nivel Educativo
Nivel Educativo
Sección
Sección

De las elecciones gallegas a la memoria histórica

Gena Borrajo, pedagoga

Fotografías de Fernando Bellas

Cuadernos de Pedagogía, Mayo 2013, Editorial Wolters Kluwer España

En el mes de marzo dábamos cuenta de una experiencia sobre las elecciones gallegas; unos alumnos seguían de cerca la campaña electoral y debatían sobre las diferentes opciones. Tras comprobar el desparpajo con el que defendían el rol que les había tocado, nos preguntamos ¿cómo se consigue que los chicos le pongan tanta pasión a la tarea? En aquel momento, el profesor nos daba algunas pistas, pero ahora hemos vuelto al aula para averiguarlo en directo; y lo hacemos cuando se pone en marcha el último tema del curso: la memoria histórica.

“La información que les doy a los alumnos no es más que una espoleta para que comiencen a actuar”. Es la respuesta de Manuel González –Manolo, como le llaman en el instituto– cuando se le pregunta cómo consigue que sus alumnos sean tan autónomos y participen de manera tan decidida. Para ver de cerca su puesta en escena asistimos a una clase en la que vemos lo que significan sus palabras.

Una sola sesión de 50 minutos es suficiente para sugerir, que no imponer, algunos recursos que les sirvan para elaborar un trabajo sobre la memoria histórica. La primera fuente es la familia: “Todos tenéis un padre, una madre, una abuela o un tío que os puede contar sus experiencias”. También los anima a buscar fotografías antiguas y sonorizarlas”. Para que se hagan una idea van al único ordenador de clase y visitan el archivo Memorias de mujer, www.yorokobu.es/memoriademujer/, que alberga 200 películas hechas a partir de la digitalización de fotos, a las que se añaden historias de vida; y a Territorio Archivo, donde encuentran fotografías habladas http://www.fundacioncerezalesantoninoycinia.org/territorioarchivo/. Luego consultan los archivos del Proyecto Socheo, https://www.youtube.com/user/proxectosocheo2012, los de la Televisión Española y de la Televisión de Galicia, así como algunos blogs que Manolo ha seleccionado previamente; los acerca al NODO http://www.rtve.es/filmoteca/ y navegan por http://patrimoniogalego.net/, una especie de Wikipedia del patrimonio gallego.

Todas estas fuentes les pueden suministrar información suficiente sobre cómo han ocurrido las cosas desde mediados del siglo pasado hasta la fecha, pero Manolo quiere que den un paso más, y que lo cuenten. Él enseña Historia de Galicia, pero por encima de cualquier expectativa relacionada con la materia están ellos, los alumnos; y cree que, además de saber, es necesario que pongan en orden sus ideas, que aprendan a expresar sus pensamientos. “El lenguaje debe estar presente en todas las materias” y “cuantas más formas de expresión cultiven, mejor”. Por eso en sus clases se cultiva el lenguaje oral, el escrito y, por supuesto, el audiovisual, que en sí ya encierra un especial atractivo para ellos.

Recrear la historia

Los alumnos deben dejar sus trabajos en el blog de la asignatura (http://montecurutos.blogspot.com.es/). En este proceso han de ser creativos. “No me interesan los trabajos de ‘corta y pega’, sino aquellos que muestran una buena elaboración personal”, por eso han de hacer cuatro entradas de cada tema y utilizar soportes diferentes. A lo largo del curso el blog ha acogido piezas que van desde los textos escritos, como el de Inés, que hace un recorrido por la transición y hasta nuestros días http://falandoconmorrina.blogspot.com.es/2013_04_01_archive.html, el vídeo de Gabi, con su análisis sobre el sector naval de Ferrolterra (http://www.youtube.com/watch?v=StWVDr1Wib0&featur=player_embedded), o el trabajo elaborado por este último en colaboración con Iván, que incluye una entrevista y gira alrededor de la estafa de las preferentes (http://www.youtube.com/watch?v=q7uuiBHX5_I).

Manolo, en su afán de conseguir que los trabajos sean creativos, los exhorta a arriesgarse, a hacer algo diferente: “Salid del espacio de confort y tiraos a la piscina”. Cuánto más personal sea el trabajo, más valor tiene. Por eso, también para esta fase de diseño de la crónica, les muestra algunas posibilidades, como el archivo sonoro Escoitar (escuchar), http://www.escoitar.org/, que agrupa gran variedad de sonidos: el de las castañas al caer, la lluvia, el mar, o el tañido de las campanadas. “Se trata –les dice– de hacer acopio de información y de imágenes que ilustren lo que queréis contar”.

Esta sesión se desarrolla íntegramente en clase, pero no ocurre siempre así. Informar, sugerir, orientar o despejar dudas se puede hacer en un espacio con un solo ordenador y una pizarra, pero cuando los chicos se ponen en marcha necesitan más material, por eso algunas sesiones se desarrollan en el aula de ordenadores o en la biblioteca del centro, y siempre han de hacer en sus casas parte del trabajo. Para compensarlos no tienen exámenes, la evaluación es continua y se hace en base a las ideas expuestas y a las producciones colgadas en el blog. Tener pocos recursos no ha sido el único obstáculo que ha tenido que vencer. Manolo dice que el hecho de que la materia sea optativa no le permite obtener todo el provecho que cabría esperar, pues los alumnos son de clases diferentes y únicamente coinciden tres veces por semana, “lo que merma considerablemente el aprendizaje entre iguales”. Por último está el número: “37 chicas y chicos generando material exige un importante esfuerzo, si se quiere hacer un buen seguimiento”.

Las dificultades son evidentes, pero nada se resiste a la pasión que ponen a lo que hacen. Manolo comenzaba el curso preguntando a los alumnos: ¿Qué es Galicia para ti?

En aquel momento las respuestas venían impregnadas de muchos tópicos. Hoy han cambiado bastante sus perspectivas. Las palabras de Inés lo muestran claramente: “A decir verdad, creo que es difícil cambiar en un año, y con el trabajo de una asignatura, los preconceptos, prejuicios e ideas que tal vez hayas acumulado desde pequeña, ya sean inspirados por la sociedad, por la escuela o por una acción más directa: los padres. / En mi caso ha sido la educación la que más ha contaminado mi idea de Galicia. / Mi relación gallego-escuela la considero del todo perjudicial, engañosa. / No nos han inculcado el amor por Galicia, por su cultura o su idioma. La manera de hacerlo no está en los libros, ni tampoco en discursos burdos y poco convincentes. Hay que tener mucha mano izquierda, y el error [de muchos profesores de gallego] está en querer forzar un amor por Galicia que no saben mostrar ni transmitir. / Esta asignatura se ha presentado como una propuesta abierta, es más, era condición obligatoria enfocar nuestros trabajos con otra perspectiva. Por ejemplo, a principios de curso, coincidiendo con las elecciones autonómicas, tuvimos que defender a los diferentes candidatos y partidos, independientemente de que coincidiésemos o no con sus ideas políticas. Sinceramente, me pareció una idea fantástica. Considero fundamental que un alumno sepa debatir, que sepa desenvolverse con soltura ante la presión de los demás, de sus propios compañeros. / Que el profesor sea el guía es una idea poco practicada, y muy inteligente. / He aprendido que las informaciones hay que someterlas a los juicios personales, preguntase por qué, cómo y de dónde vienen. / He eliminado la manía de pensar que un trabajo es mejor si es impersonal, [ahora sé] que hay que dejar nuestro poso, con las ideas y conceptos que vamos adquiriendo. / Mi visión ha cambiado pasito a pasito, construyendo, mediante entradas en el blog, nuestra propia historia personal con Galicia”.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWK Educación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar
Subir