El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.

Búsqueda en Hemeroteca

Autor
Autor
Nivel Educativo
Nivel Educativo
Sección
Sección

Libros

La “pedagogía del esfuerzo” no es una pedagogía humanista

Ángel I. Pérez Gómez

Cuadernos de Pedagogía, Nº 450, Sección Historias mínimas, Noviembre 2014, Editorial Wolters Kluwer, ISBN-ISSN: 0210-0630

El esfuerzo se convierte en calvario cuando el individuo no desea, no entiende, o no comparte el sentido del contenido que tiene que aprender, ni de la tarea que tiene que realizar.

Ángel I. Pérez Gómez. Universidad de Málaga. Correo-e: apgomez@uma.es

La “pedagogía del esfuerzo”, es decir aquella que sitúa el esfuerzo como prioridad incuestionable en el proceso de aprendizaje, con independencia del sentido y utilidad del objeto de aprendizaje, se acomoda mejor al propósito de adiestrar animales o adoctrinar siervos, formar autómatas obedientes más que a personas autónomas con capacidad de pensar y decidir. La pedagogía del esfuerzo es el caballo de Troya que utiliza la ideología neoconservadora para enseñar a obedecer y a asumir, incluso, un orden social injusto y desigual a favor de las minorías poderosas.

La imposición a todos los estudiantes de un mismo aprendizaje rutinario y memorístico, sin sentido ni utilidad para el aprendiz, requiere evidentemente el esfuerzo incomprendido e indeseado, la motivación extrínseca y la parafernalia didáctica de los sofisticados métodos conductistas que van desde la “letra con sangre entra” hasta las competiciones delirantes, en busca de la recompensa prometida. El esfuerzo se convierte en calvario cuando el individuo no desea, no entiende, o no comparte el sentido del contenido que tiene que aprender, ni de la tarea que tiene que realizar.

El propósito de toda pedagogía humanista es ayudar a que cada uno de los ciudadanos construya una personalidad valiosa, autónoma, solidaria y creativa, cualidades que requieren la implicación voluntaria y entusiasta de los aprendices. Un ingente volumen de investigaciones en neurociencia, psicología y pedagogía coinciden en señalar que las emociones positivas, la motivación intrínseca, los intereses y expectativas de los aprendices así como la creación de contextos sociales de indagación, descubrimiento, cooperación y creatividad constituyen las fuerzas poderosas que implican activamente a los aprendices y conducen a aprendizajes relevantes, duraderos y valiosos.

El aprendizaje que merece la pena provocar es el que capta la atención del aprendiz porque despierta o satisface alguna de sus necesidades e intereses de crecer, descubrir, crear o resolver. Lo que también aprende el aprendiz entusiasta es que la satisfacción más completa y duradera, en cualquier contexto natural o social, exige trabajo, dedicación, esfuerzo, cooperación, búsqueda y constancia. Un esfuerzo, ahora sí, autoimpuesto, querido y entendido como imprescindible, por el aprendiz, para conseguir los propósitos que apasionan su vida, porque la creación anhela también lo difícil, lo oculto, lo lejano, lo insólito, lo que no se encuentra en los caminos trillados, ni en nuestra zona de confort.

En la escuela humanista hay que enseñar y aprender con pasión y placer, el placer de descubrir, convivir y crear.

Añadir comentario1Comentarios
José Manuel Echevarria|14/11/2014 14:51:05
Dicho así,el titular, presenta cierto rechazo. Estoy de acuerdo en que el esfuerzo no debe ser el objetivo, la finalidad. Ahora bien no podemos relegarlo y olvidarnos de él. La huamanidad lo es entre otras muchas cosas por el esfuerzo, el tesón, la creatividad, el no rendirse... Educar, humanisticamente hablando, es un complejo de muchas facetas, competencias, valores,... teniendo siempre como eje que el ser humano siempre puede mejorar.Notificar comentario inapropiado
Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWK Educación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar
Subir