El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
En dirección contraria
Tienda
Ocultar / Mostrar comentarios

En dirección contraria

Juan Antonio Planas Domingo

Cuadernos de Pedagogía, Nº 435, Sección Libros, Junio 2013, Editorial Wolters Kluwer España

Portada
Esta magnífica obra sorprende no solo por su título, sino por su contenido, ya que L'Ecuyer plasma por escrito lo que muchos educadores venimos pensando desde hace años. Rompe con algunos mitos y estereotipos, como que la sobreestimulación precoz en los niños puede llegar a ser contraproducente.

Educar en el asombro

¿Cómo educar en un mundo frenético e hiperexigente?

L’Ecuyer, Catherine

Plataforma Editorial (Col. Actual), Barcelona, 2013, 182 pp.

Correo-e: info@plataformaeditorial.com

Los niños, según la autora, necesitan de un entorno normal, con una cantidad racional de estímulos. Nos ofrece pautas para educar tanto en la familia como en la escuela, en un mundo frenético e hiperexigente. De igual manera, es partidaria de no adelantar las etapas educativas hasta que el alumno haya adquirido la suficiente madurez. El paradigma que pone de ejemplo es Finlandia, donde el alumnado no empieza la escolaridad mayoritariamente hasta los 7 años, y donde apenas realizan deberes en estas primeras etapas de la niñez.

Aporta propuestas muy interesantes en relación a la necesidad de potenciar mucho más la creatividad, la innovación y la originalidad en nuestros alumnos. Comenta que todos nacemos diferentes, pero la escuela nos hace iguales.

Sin lugar a dudas, plantea la necesidad de que la escuela debe dar respuesta a las necesidades reales de los niños, debe preparar para una sociedad en continuo cambio, que ni siquiera somos capaces de prever. Por eso, no tiene sentido seguir con los paradigmas actuales de potenciar la memoria, podando cualquier atisbo de originalidad y de asincronismo. Pone el ejemplo de Einstein que no aprendió a leer hasta los 8 años y que despreciaba la memorización, que cercena la creatividad.

¿Nuestra escuela prepara para futuros consumidores frenéticos y compulsivos? ¿Estamos abusando de las nuevas tecnologías, que ocasionan un aumento del trastorno de déficit de atención con hiperactividad y producen no pocos problemas de saciedad, hastío y aburrimiento, a través de fórmulas que implican más esfuerzo mental? El exceso de cosas y el no establecimiento de límites saturan los sentidos y bloquean el sentido de las cosas. La autora da mucha importancia al juego libre, pero controlado. Considera que el descubrimiento y la disciplina no son constructos opuestos, sino complementarios. Original es su expresión “brand bullying” es decir, el acoso marquista, presión que sufren muchos niños y adolescentes por la obsesión por determinadas marcas de ropa y calzado. Estas consideraciones de la autora son muy acertadas, a mi parecer. Cuando pasan los años y las reformas educativas, y continúan las altas tasas de fracaso escolar, tal vez sea necesario implementar cambios educativos en una dirección totalmente opuesta a la que se plantea actualmente.

Mención especial merecen las reflexiones de la autora sobre la importancia de la educación emocional y la neurociencia, en la escuela del futuro. El funcionamiento de nuestro cerebro nos da pautas del estilo de aprendizaje del alumnado, así como de su procesamiento de la información. Según L´Ecuyer tenemos una gran plasticidad cerebral durante toda la vida y es muy importante una adecuada estimulación temprana. De igual manera, pone énfasis en el juego y en la importancia de aprovechar los espacios naturales. Incluso va más allá. Cree que estos consejos pueden reducir el trastorno del TDAH. Considera que educar en el asombro es incompatible con la hipereducación y la reducción de los hitos educativos. Gestionar bien una pataleta requiere tiempo, educar requiere tiempo.

El papel del profesorado, según la autora, debe ser más de facilitador, de conductor de la clase que de un mero trasmisor de conocimientos. Es decir, la educación debe estar totalmente centrada en los alumnos y no en el profesorado o en los conocimientos. Cita con profusión a la pedagoga María Montessori que ya anticipó este tipo de planteamientos. Aboga por educar, en el sentido de extraer lo mejor de cada alumno, en lugar de inculcar.

Es necesario reseñar la referencia que realiza a un artículo de la revista Harward Educational Review, en 2011, en el que se destaca la curiosidad como motor de desarrollo intelectual. Se pondera el disfrute de la tarea y el desarrollo de la creatividad en contraposición con el aburrimiento y la ansiedad.

Personalmente, recomiendo la lectura de esta publicación tanto a las familias como al profesorado. Con una literatura fresca y ágil, descubre pautas educativas que aparentemente son obvias, pero que, paradójicamente, van en dirección contraria en nuestro sistema educativo. Comparto en gran medida sus consejos y reflexiones. Además, la visión de una persona canadiense, pero con experiencia en España, nos aporta una opinión menos sesgada y contaminada.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWK Educación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar
Subir

Búsqueda en Hemeroteca

Autor
Autor
Nivel Educativo
Nivel Educativo
Sección
Sección