El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
«Desafío Tokyo»: unidos por el deporte en tiemp...
Tienda

«Desafío Tokyo»: unidos por el deporte en tiempos de pandemia

Pavón Cabrera, Manuel

Cuadernos de Pedagogía, Sección Experiencia, 26 de Junio de 2020, Wolters Kluwer

El Colegio Público Miguel de Cervantes, en Gijón, pone en marcha un proyecto colaborativo online de actividad física que ha movilizado a toda la comunidad educativa.

Los tiempos de crisis son también tiempos de oportunidades. Tiempos para buscar otras salidas y aguzar el ingenio. Momentos de desafíos donde sacar lo mejor de nosotros mismos y aunar esfuerzos para que nada impida alcanzar las metas marcadas. Así lo entendieron desde el comienzo del confinamiento en el Colegio Público Miguel de Cervantes, en Gijón, en la zona del «Cerillero», en el barrio gijonés de La Calzada.

La COVID-19 no debía suponer un problema para que los alumnos del centro continuaran aprendiendo, por tal motivo no duraron en movilizar todo el capital humano y material necesario para que esta comunidad de aprendizaje siguiera llevando a cabo su actividad educativa.

En primer lugar, hubo que garantizar que sus 240 alumnos de Primaria tuviesen un punto de acceso a Internet y un dispositivo para trabajar desde casa. Para alcanzar este objetivo, se valieron, entre otros, de la ayuda de la Guardia Civil, la Consejería de Educación del Principado de Asturias, el Ayuntamiento de Gijón, la empresa proveedora de internet Telecable, la Cruz Roja, y la Fundación por la Acción Social «Mar de Niebla». Todos juntos, y «en solo 15 días» desde la declaración oficial del estado de alarma, cumplieron con el primer desafío.

«Fue impresionante ver cómo todo el mundo se movilizaba y se ponía manos a la obra para que los alumnos pudieran seguir aprendiendo desde casa. Tuvimos que desmantelar prácticamente el colegio trasladando ordenadores y material escolar. Esto no habría sido posible sin esa ayuda. En especial de la Fundación Mar de Niebla, que nos ha ayudado mucho y está muy volcada con el barrio».

El segundo gran reto fue poner en marcha un proyecto colaborativo online «que sirviera para continuar con la actividad de todo el colegio» en tiempos de reclusión. Lo cuenta José Luis Sagredo, coordinador de proyectos del Colegio Público Miguel de Cervantes, una escuela de Primaria regida por un plan educativo muy vinculado al deporte y a la salud. El centro cuenta, entre otros, con el Premio «Be Active Education Award 2017», otorgado por el Consejo Europeo.

La escuela, que pertenece a la red de Centros Educativos Promotores de la Actividad Física y el Deporte (CEPAFE) adaptó un proyecto creado en el seno de este organismo al que bautizaron con el nombre «Desafío Tokyo», en solidaridad con la ciudad nipona por la desafortunada cancelación de los Juegos Olímpicos 2020.

«Desafío Tokyo» es un proyecto colaborativo online que consta de una serie de retos propuestos semanalmente a las familias a través de internet, consistente en que cada uno de los 12 centros asturianos pertenecientes a CEPAFE realice el mayor número de kilómetros virtuales, por medio del deporte y otro tipo de actividades en un periodo de tiempo concreto.

«El objetivo principal era que todas las familias de los alumnos de 1.º a 6.º de Primaria se solidarizaran y dieran ánimos al mundo del deporte, mediante una serie de retos de salud consistentes en recorrer kilómetros virtuales desde Asturias hasta la ciudad de Tokio. En el caso de nuestro centro, el tramo seleccionado abarcaba desde de la ciudad Núremberg hasta la ciudad de Sofía, capital de Bulgaria. El resultado debía ser un producto final interdisciplinar donde se recogieran todas las competencias contempladas en el currículum», explica Sagredo.

Para tal fin, dividieron el recorrido en cuatro etapas quincenales repartidas entre los diferentes grupos de alumnos de Primaria. Esos kilómetros eran grabados en vídeo o bien recogidos en fotografías. El resultado ha sido la creación de una guía turística, 62 programas de radio y 7 programas de televisión producidos íntegramente por alumnos, familias y docentes del centro.

«Cada grupo de alumnos ha utilizado, a modo de pizarra colaborativa, la plataforma digital Padlet. En ella han ido colgando todo tipo de fotos y textos sobre los itinerarios y ciudades que iban visitando de manera virtual hasta elaborar la guía». Al mismo tiempo, los estudiantes han participado en el programa escolar radiofónico «Resistencia Escolar», un espacio ya consolidado en el centro, y en el cual han narrado sus experiencias durante el confinamiento.

El proyecto, que ha supuesto un reto digital, ha empleado la plataforma Micrososoft Teams, y les ha permitido compartir archivos, realizar videoconferencias masivas, conexiones de radio en directo y el envío de vídeos con los que elaborar el producto final televisivo montado y editado por los profesores del colegio.

«El trabajo ha sido muy duro, pero ha merecido la pena. Para nosotros era prioritario, antes de poner en marcha cualquier proyecto educativo, que todo el mundo contara con los medios y recursos necesarios, porque en el colegio nos tomamos muy en serio la inclusión, la diversidad y la atención a las familias», explica Sagredo.

Durante estos meses de confinamiento, y a razón de cinco minutos un kilómetro, alumnos, docentes y familiares de esta comunidad de aprendizaje han realizado un recorrido virtual dividido en cuatro tramos con salida en Núremberg hasta Viena, en la primera etapa; una segunda, de Viena a Budapest; otra tercera, de la capital húngara a Belgrado, y una cuarta con meta final en Sofía.

El reto ha supuesto la puesta en práctica de una variada tabla de actividades físicas para mantener en forma a toda la familia y el trabajo de todo tipo de habilidades para que el alumnado no parase de aprender desde casa.

La experiencia y el trabajo realizado durante estos meses se ha ganado el reconocimiento de las familias. Para Sagredo, «el feedback que hemos tenido al final del proyecto, jamás lo había visto en tantos años de carrera profesional. La respuesta, el reconocimiento y el grado de participación ha sido excepcional».

El proyecto «Desafío Tokyo» finalizó el pasado 18 de junio y ha estado amadrinado por la campeona asturiana de hockey hierba, María López, y ha contado con el acompañamiento de la Fundación Princesa de Asturias y la Fundación Ashoka.

Queremos saber tu opiniónNombreE-mail (no será publicado)ComentarioWK Educación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los comentarios. Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista.
Introduce el código que aparece en la imagencaptcha
Enviar
Subir

Búsqueda en Hemeroteca

Autor
Autor
Nivel Educativo
Nivel Educativo
Sección
Sección